jueves, 14 de enero de 2016

EJERCICIO: Siempre lo mejor.

Queridas Amigas:

Quiero contarles que hace un par de semanas atrás tuve un accidente en bicicleta, lo qué me dejo en cama durante varias semanas y sin poder mover mucho mis piernas. Sufrí bastante. Y bueno, la cuestión es que en el lapsus de tiempo en el que casi no podía levantarme de mi cama (no porque yo no quisiera, sino porque el doctor me había recomendado no moverme de allí) le tome mucho valor al poder hacer deportes. Así que cuando este ya recuperada completamente me pondré a hacer ejercicio a full. Hoy por hoy solo salgo a hacer caminatas, pero luego de un tiempo se me cansan las piernas y me duelen las rodillas, pero hago abdominales. Bueno la cosa es que entendí que siempre tenemos excusas para no hacer ejercicio, pero cuando realmente quieres hacerlo, las excusas se evaporan y buscas alternativas por todos lados hasta encontrarlas.

Y es por esto que hoy he dedicado esta entrada al ejercicio, que es un muy buen amigo en esto de adelgazar. No solo basta hacer dieta, hay que ejercitarse y tonificarse también para no quedar escuálidas y sueltas por todos lados. 

Aquí, mis queridas princesas, les dejaré algunas fáciles rutinas de ejercicios que yo suelo hacer en mi casa. No toman más de 5 minutos cada una y les aseguro que son eficaces. 







-Violeta

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Si no puedes con Ana, está Mia, fácil.

Queridas Amigas:


Últimamente me he sentido mal, muy mal. Estresada, cansada, etc. Puede que se deba al constante calor que hace que mi presión suba, o tal vez a que, como hace poco me caí en bicicleta y tengo que pasar practicamente todo el día acostada, me siento hostigada, abrumada, aburrida. O no, o simplemente tengo un maldito problema a la vista, que me produce este estrés.  Y sí, sigo gorda, no es que sea la gran cosa, hace mucho que sigo igual. En fin, hablar de mi pobre vida no es lo que me convoca a escribir esta entrada hoy. 

Muchas personas a mi alrededor pasan cosas peores que yo, la diferencia es que la mayoría de las veces esas personas no lo eligieron, en cambio yo, sí elijo mis males. 


Ire directo al grano, me siento una mierda de persona hablando siempre de mí y de lo mal que lo estoy pasando, es verdad que este blog lo cree principalmente para eso, pero en la vida cotidiana también es así. Osea, no se trata solo de hablar de algo, se trata de actuar. En este mundo, como en cualquier otro tipo de mundo, hay que hacer cosas, no solo pensarlas, que es lo que he estado haciendo todos estos últimos meses. He pasado todo el maldito 2015 planeando mis días, dietas, ejercicios, etc. 
Cuando en realidad, más que planearlos en mi mente o un papel, nunca los seguía. 
Me falta tanta fuerza de autocontrol como comida para los pobres en el mundo. Y la cosa es que veo que no me esfuerzo por nada que aseguro querer. Digo que ayunaré 1 semana y resulta que mi mamá llega con una tarta o helado en la tarde y mando a la mierda todo, devorándome mi dignidad y mi palabra junto a la comida.


Pienso en familias enteras que no tienen que comer, y luchan día a día para poder hacerlo, mientras la mayoría de vosotras vomita cuanto bocado entra en su boca. Yo ODIO eso. No se si alguna vez lo he manifestado pero odio el vomitar. Es cierto que yo he vomitado muchas veces en el pasado, pero al menos este año he intentado dejarlo de lado. Porque además de que considero, es una pésima ayuda con el autocontrol, que se supone deberíamos tener, es también un gigantesco desperdicio de comida. La comida es sagrada, Dios nos la dio para alimentarnos, y si no deseamos hacerlo por querer adaptarnos a esta sociedad de mierda, entonces no la vomitéis, porque en alguna parte del mundo, o quizá tan solo de tu barrio, alguien está pasando hambre.


Esta entrada no es más que para hablar de esto, de la conciencia, de el autocontrol. No solo debemos tener fuerza para algunas cosas como ayunar, sino también para la vida diaria, y viceversa. Y debemos darle un poco más de valor a la comida, ya que como bien sabemos, ella no nos hace engordar, no vale la pena seguir echándole la culpa a un plato de comida por estar más gordas. "La comida no engorda, uno es el que engorda" escuché una vez. Nadie nos obliga a comer y estar como ballenas, puede que sí, en algunos casos, cuando las chicas están muy delgadas y sus padres de empiezan a preocupar por ellas, pero no quiero adentrarme en otro tema aún más complejo, que es el de la percepción que tenemos de nuestro cuerpo. Solo espero que a la hora de vomitar, piensen un poco más en lo que están haciendo. No sólo se están dañando el aparato digestivo, no sólo se están haciendo mierda los dientes, no sólo están botando calorías que no querían ingerir, no sólo están enfermas, o quieren estarlo, también están vomitando comida, no lo olviden. ESTÁN DESPERDICIANDO COMIDA. Comida que probablemente muchas personas necesitan con urgencia para seguir vivas.



PD. No sean débiles princesas, ustedes son hermosas, con todos los defectos que tienen, sólo necesitan que su belleza interna pueda verse por fuera también. Y el estar delgadas, aunque suene superficial decirlo, les proporcionará la belleza externa que anhelan. Aunque no sea más que seguridad en sí mismas, que antes no tenían.


-Violeta ♥

lunes, 14 de diciembre de 2015

Agua + thinspo

Queridas Amigas:

Bueno, para empezar les quiero contar que sigo igual de gorda XD. Realmente no entiendo qué me sucede. Antes podía llevar dietas y ayunos tan bien y ahora... no. Pero filo, no quiero hablar tanto de mi y mi no-control. Más bien quería hablarles de un tema súper importante en esto de las dietas y el adelgazar.


AGUA
El agua como sabemos es además de ser un muy importante recurso natural, una muy buena amiga si queremos bajar de peso.
Una de las cosas que hace tan escencial al agua son:
~ Tomar agua helada quema calorías
~ Tomar agua tibia llena
~ El agua limpia el organismo.
~ Tomar abundante agua te ayudará a llevarse la grasa acumulada de tu vientre.
~ Hidrata tu piel
~ Te quita el hambre
~ Puedes sobrevivir varios días sin comida, pero no sin agua.
~ Es la mejor bebida natural para la sed, ya que regula la temperatura corporal

El secreto está en tomar mucha agua.




Y ahora...
THISPIRATION





-Violeta♥

domingo, 8 de noviembre de 2015

Dieta del limón

Queridas Amigas:

En esta entrada quiero ser muy breve. Estoy bastante hecha mierda, cada vez peso más, hasta mi mamá dice que estoy gorda. Me odio, veo como mis amigas bajan de peso sin proponerselo siquiera y yo aquí intentando e intentando, fallado y fallando. Ya me aburrí de esto, lo saben, lo sé, siempre lo digo. Pero qué más da, mañana será otro día...


Bueno para el día de hoy, más bien para él mes lol. Les traigo en vez de mis tipicas notas una muy ultil y efectiva dieta echa a base de limones, yo no he tenido la oportunidad de probarla por... ni siquiera lo sé. Bueno saben qué más? La haré, y en la proxima entrada que será (espero) en unos días más reportaré como me esta yendo con ella. 
La dieta dura 10 días y se pueden perder de 8 a 3 kilos con ella.



DIETA DEL LIMÓN

Bueno esta dieta esta distribuida en 10 días y es bastante simple.

Día 1: Solo comes verduras y/o frutas (nada de carnes, pescados ni lácteos, ni mucho menos carbohidratos como arroz, fideos, etc) Solo puedes comer  un huevo o una porción de atún durante la comida, NO MÁS.

Día 2: Lo mismo que él Día 1, pero esta vez quitamos las proteínas, osea el huevo y el atún. Sólo verduras y frutas, y preferentemente verduras verdes y jugos.

Día 3: Aquí es cuando se complica un poco la cosa. Para este día y hasta el Día 8. Solo tomarás limonada. Osea, el jugo de 2 o 3 limones por cada litro de agua, y tomarás dos diariamente. Ese será tú único alimento y bebida, que será endulzado (si así lo prefieres) con una cucharada de miel ( de maple o de arce de preferencia, pero si no la de abeja también sirve.) OJO, Sólo una cucharada por cada litro y no estamos hablando de cucharadas llenas sino de cucharadas rasas.

Día 8: Hasta este día debes alimentarte con nada más que la limonada antes descrita e intentar no hacer mucho desgaste físico o ejercicio.

Día 9: Hoy vuelves a comer pero de a poco. Nada de sólidos, sólo jugos de frutas y una pequeña ensalada de hojas verdes.

Día 10: Puedes empezar ya a comer sólidos pero siempre con cuidado, sólo frutas y verduras para este día y para el siguiente también. 



TIPS: Luego del día 12 puedes volver a comer proteínas como pescado, carne, huevos, etc. Pero intenta que tus comidas sean lo más livianas posibles y de pocas calorías, recuerda que el cuerpo debe acostumbrarse, y bueno. Se supone que para este punto no solo habrás bajado algunos kilos sino que tu piel estará más tersa y suave y tu aspecto lucirá mucho mejor ya que durante los 6 días de ayuno tu cuerpo ha entrado en una etapa de desintoxicación y se ha renovado.




Ojalá les ayude, yo como dije antes la comenzaré mañana y veré como me va. ♥







"NEVER BACK DOWN"

-Violeta♥ 


viernes, 16 de octubre de 2015

Una actualización de mi penosa vida

Queridas amigas:

Me he vuelto a sentir mal. Siento que necesito la ayuda de alguien, el cariño y la comprensión de alguien, no hay nadie que sepa por lo que paso. Solo mi ex mejor amiga lo sabía, solo ella-en ocasiones- me ayudaba, me aconsejaba y empujaba hacia delante, pero ahora ni siquiera nos hablamos, nos evitamos y ella está en otra ciudad. A veces suelo ver su perfil de Facebook, se ve tan feliz en las fotos, tan delgada y linda que la envidio, pero por suerte la conozco realmente, por dentro, y sé que se esconde bajo una gran capa de superficialidad.
Bueno no quisiera dedicar esta entrada a sólo hablar de lo mucho que necesito alguien que me escuche, pero solo quiero desahogarme. Para que entiendan un poco lo sola que me siento, les diré que en el colegio, durante todos los recreos y en clases, estoy rodeada de compañeros y compañeras, que no son más que eso, me gustaría decir ‘amigas o amigos’ pero no lo son, a parte de mi prima con la que hablo por Facebook, y a la que solo veo unas cuantas veces al año, no tengo a nadie con quien hablar libremente. Y las cosas empeoran, me enganche mucho a un chico, un hijo de puta probablemente, que conocí hace un par de meses, y del cual me hice totalmente dependiente. Pero… Él estaba saliendo con otra chica hacía ya varios meses antes de conocernos, y yo lo sabía, y él sabía que yo lo sabía, pero nada hizo que él no pudiera engañarla conmigo. ¿Me siento como una jodida perra utilizada? La verdad sí, a pesar de mi edad, nunca me he enamorado, y  por él único novio que tuve hace ya más de un año, no sentí ni la mitad de cosas que por este chico.  Sentía hasta hace poco, que él era lo más serio que tenía, y que él era la persona perfecta para mí. Partimos siendo amigos y luego más, pero estaba mal y lo sabíamos, y él no dejo a su ‘novia’ aunque se lo pedí muchas veces… Él no me quería, ni yo le gustaba de la manera en que suponía debía ser, y lo peor es que él  la seguía prefiriendo a ella. Yo entendía eso, pero tampoco me gustaba a mí misma, entonces daba lo mismo. Si yo misma no me quería ni valoraba, por qué él haría algo diferente. Bueno no quiero entrar a contarles la penosa historia de cómo una vez más rompieron mi corazón, pero se preguntaran por qué les cuento esto. Es simple, si yo tuviera el autoestima un poquito más alta, si me quisiera y valorara más tendría relaciones diferentes con la personas, no sufriría tanto. Pero no es así. Podría echarle la culpa a Ana y Mia, y en parte es culpa de ellas, pero la mayor parte de mi mierda la he creado yo misma, al igual que yo fui quien les abrió la maldita puerta a una serie de trastornos de mierda en mi vida.
¿Quieren saber algo? No tengo bulimia ni anorexia, estoy segura, algún problema con la comida seguro, pero no a ‘Ana ni a Mia’. Peso 65 asquerosos kilos, y es horrible. Casi me alegro de no ser anoréxica pero no, no puedo, no entiendo esto. ¿Puedo alegrarme de ser una ballena sin autoestima? No lo creo.
La verdad, sin mentirles, me he intentado alejar de este mundo, quería comer saludable, pero no pude, sigo vomitando, y luego atracándome, ayunando y luego atracándome, sigo tomando pastillas-cuando me acuerdo de tomarlas- pero a veces me gana el peso de la realidad, a veces solo quiero dormir por siempre, a veces no quiero moverme, ni comer, ni respirar, a veces quiero morir, y esto es realmente triste de admitir, porque no quiero morir todo el tiempo, pero me asusta mucho que esos pequeños lapsus de depresión e intensos de deseos de estar muerta, día a día, terminen por extenderse y comience a sentir ganas de estar muerta todo el tiempo. No quiero llegar a  ese punto ¿entienden? No quiero querer suicidarme.
Llevo cerca de 900 calorías consumidas ya, y apenas son las 5 de la tarde, y en la noche es lo peor, talvez me acueste a las 9:00 PM  o antes, no quiero comer, no quiero seguir engordando pero apenas la veo, mi estómago me recuerda lo débil que soy, y antes de siquiera darme cuenta estoy metiendo comida en mi boca, sin saborearla, sin disfrutarla, solo tragando y masticando, a veces algunas lágrimas acompañan también este proceso, pero en general, es la frustración de no poder parar.



Notas:

1)     Esto no es tip, pero es algo que aprendí.
Hace un par de días atrás hable con una nutricionista, media amiga mía, quien me dijo que la mejor forma de adelgazar en haciendo dieta, el ejercicio ayuda sí, pero la dieta es lo mejor, porque ¿Qué perdemos cuando hacemos ejercicio? Agua- en su mayoría-, energía , músculo, y grasa. Las grasas son compuestos moleculares muy complejos, por lo tanto eliminarlos del cuerpo es enormemente difícil, así que lo mejor, según las palabras de la experta  “es no ingerir grasas”. Probablemente no te estoy diciendo nada que no sepas ya, que si no comes no engordas, pero quería que lo sepan de manera más científica.

2)     ¿Sabías qué? La grasa, las calorías, que eliminamos al hacer ejercicio o como sea, se van mayormente a través de la respiración, y una pequeña parte a través de la orina, y claro los desechos de la comida a través de la defecación, pero ¿Cómo perdemos el peso? ¿Por dónde sale? Sale junto al CO2  (Dióxido de carbono) que botamos al exhalar. Por esto es tan importante cuando hacemos ejercicio, respirar adecuadamente.

3)     El autocontrol. Si aprendes a tener el suficiente autocontrol como para ayunar durante una semana, tendrás el suficiente autocontrol para un montón de cosas más en tu vida cotidiana, que no tienen nada que ver con el adelgazar, y el ayuno es una excelente forma de ejercitar tu autocontrol y ponerlo a prueba.


PD. No comas, no comas, no comas.

-Violeta♥

miércoles, 29 de julio de 2015

Quitando las mascaras

Queridas Amigas:

Les quiero contar como esta yendo hoy en día.  
Bueno, se sorprenderán fuertemente al saber, al igual que yo, que estoy cerca de los 65 kilos ¡SÍ, he dicho 65!!, ¿Cómo paso esto? Pues bueno, no le quiero echar la culpa a mi ocasional, y repentinamente habitual, estado anímico de los últimos 2 meses, que han sido básicamente donde no he echo otra cosa que dormir, comer como cerdo, llorar, y... estar triste todo el tiempo, porque sé que esto tiene que ver sol90o con mí, y mi fuerza de voluntad, con mi mente.
Hace 8 días atrás,  fui a un centro recreacional para jóvenes y niños, donde habían un montón de juegos y cosas didácticas, entre ellas se encontraba una maldita pesa. Yo no me había pesado hace más de 2 meses (desde que tuve mi etapa "depre"), y sabía que era más que obvio que habría subido un par de kilos, pero nunca, NUNCA, espere que ese "par de kilos", fueran 6 kilos, ¡ 6 KILOS!, 6 kilos en dos meses es casi un récord para mí. En fin, la cosa es que al ver que pesaba 64 kilos, y no solo eso, sino que también, mi falda de colegio apenas me entraba (estaba en vacaciones, recuerden), no solo me invadió el pánico, la decepción, frustración, enojo, y una serie de negativas emociones. Sino que también llego la fuerza y el empujón que tanto necesitaba.
 Desde hace 5 días que volví a retomar mi olvidada rutina de comer poco, y saludable, y les aseguro que me siento mucho mejor, me siento MUCHO MUCHO MEJOR!. 
El hambre siempre ha sido una cosa mental, que es capas de controlarse... mentalmente. Así que, si bien no he superado las 1000 calorías diarias en estos días, tampoco he bajado mucho de estas, ya que mi madre no acepta que deje comida en el plato. 
En lo demás todo va bien, estoy tratando efusivamente de mejorar mis calificaciones y de llegar temprano a casa, hacer mis deberes, etc. Todo lo que se supone, una hija buena debe hacer. Aún discuto con mi madre, pero lo hago menos que antes.
Lo que sí me arruina el positivo panorama, son mis compañeros, que ciertamente, son un fastidio total, junto con su maldita hipocresía e ignorancia. Pero no voy a entrar a discutir temas más a fondo. 
Otra cosa, relativamente, mala que ha pasado es, la mencionada entradas atrás, perdida de mi mejor amiga, bueno, de la que creía era mi mejor amiga, porque ¿Qué representa una amiga para ti? ¿Y que debería representar?, son preguntas que me he echo durante días, y sigo sin encontrar una respuesta clara, entre la expectativa  y la realidad. Sé que no soy la más indicada para pedir a la ganadora de un premio novel para que sea mi "mejor amiga", pero tal vez, alguien que entienda como funciona el mundo, o parte de él, que no viva en un mundo fantástico en donde todo lo que importa es ella, alguien que en vez de cargarme sus problemas al hombro, alguna vez me ayudase a cargar los míos. 
Pero, como dice un dicho por ahí : "Hay que perder para ganar"






NOTAS

1) VINAGRE. Bueno, el vinagre (de manzana o blanco), como muchas ya saben, no solo sirve para aliñar las ensaladas, también es una muy buena opción para limpiar el intestino y estomago, y para quemar grasa. Básicamente, tomar vinagre acelera el metabolismo, así que tomándolo en ayunas, y un rato antes de cada comida, se puede reducir notablemente la grasa y glucosa que va nuestro organismo. El vinagre funciona como la metformina, cumple las mismas funciones, solo que en menor grado y no tiene ningún riesgo a los riñones. Es una opción totalmente saludable, pruebénlo.

2) POSTURA. La postura no es solo importante para tener una espalda bien recta, si no que también, el caminar y sentarse derecha, ayuda a la mejor respiración pulmonar, y a por ende, por el solo echo de estar mejor sentada, o parada más recta, estas quemando un 7% más de calorías que si lo hicieses mal. No es mucho, pero todo ayuda, y cada caloría cuenta.

3) CANTAR. Sí señores, cantar es un muy buen ejercicio vocal para quemar calorías, no requiere de mucho esfuerzo y con media hora cantando, puedes quemar fácilmente 100 calorías, eso sí, cantando a un volumen relativamente alto y moviendo la boca.







-Violeta♥

sábado, 11 de julio de 2015

Una pequeña historia

Queridas Amigas:


Bien, en esta entrada, no hablaré de mí... bueno no directamente, como lo suelo hacer, ni daré tips, ni notas, ni nada. Solo quiero compartir con ustedes una pequeña historia que escribí un día, hace poco más de un mes atrás, cuando me sentía mal y sola. La historia no habla de mi, ni de nada que me haya ocurrido, pero si tiene mucho que ver con como me sentía entonces. 

So... Espero que la entiendan y les guste.



Dije que no me iba a cortar más, me prometí a mí misma no hacerme más daño. Me prometí a mí misma no hacerme el mismo daño que no me gusta que se hagan las personas a quienes quiero.
Y aquí estoy, intentando buscar mi navaja entre mi maquillaje con el brazo herido y lleno de pequeñas heridas hechas con una navaja vieja y de mala calidad que encontré por ahí.
Suspiro unas cuantas veces más y frunzo el ceño mientras más lágrimas caen furiosas por mis mejillas. En estos momentos solo me gustaría encerrarme en algún lugar oscuro y morir… Por siempre. Sé que estoy siendo infantil y sé que tengo que controlar toda esta ira en mí, pero…es tan difícil hacerlo!. Cada vez que la escucho vuelvo a llorar y a enojarme, no sé porque diablos me sucede esto, pero no quiero que siga sucediendo, obviamente.
La misión ha sido fallida, no encontré la navaja y una parte de mí está decepcionada por esto y la otra está feliz, porque así ya no podré herir más mis brazos.
Saco algunos zapatos del armario y hago espacio suficiente para esconderme en él. Tomo mi teléfono celular y mis audífonos para escuchar música, y cuando estoy apunto ingresar a la oscuridad de mi armario mi mamá interrumpe sorpresivamente en mi habitación.
-¡¿Estos malditos audífonos tuyos están buenos o no?! –No le respondo, ni siquiera me inmuto en mirarla porque sé que no podría evitar controlar mi enojo y le gritaría algo.- ¡Respóndeme!, Te estoy hablando- Dice enojada. Me debato entre que podría contestarle para que se marchase lo más pronto de mi habitación evitando una pelea, pero ya es tarde. Cierra fuerte la puerta y desaparece tras esta. Ahora es mi única oportunidad.
-¡No son míos!-Digo fuerte para que me escuche, pero no responde así que hablo más alto- ¡Dije que no son míos y no sé si están buenos!- Sé que me ha escuchado, pero no está de ánimo para responder, no la culpo, yo tampoco estoy de ánimo para tener otra pelea ahora mismo.
Me quedo un rato en silencio escuchando como habla con mis hermanas diciéndole que no deben gritar, a lo que ruedo los ojos por la ironía de aquella conversación. Me decido a volver a mi plan de encerrarme en el armario, aun no se me quita del todo el enojo.
Una vez dentro del armario pongo música de mi lista de “clásicos tristes” para relajarme un poco y dejarme llevar. De verdad no quiero seguir sintiendo ira o enojo dentro de mí, así que lo mejor es desahogarme… llorando, o de cualquier forma.
Casi no siento el dolor, que me produce el llevar  sentada, abrazando mis piernas en esta misma posición durante dos horas. El dolor que siento dentro de mi corazón es lamentablemente más fuerte, y sé que suena cursi o dramático, pero así es como me siento. Las lágrimas que de vez en cuando vuelven a caer por mis mejillas me recuerdan las muchas veces que he pasado por esta situación, en distintos lugares y con distintas personas, y las ganas de gritar crecen y crecen, aunque sé que no lo haré. Otro sollozo se escapa de mi garganta y lágrimas furiosas caen por mis mejillas en silencio. Cierro los ojos, e inevitablemente recuerdo una de las veces en las que Christian y sus amigos me empujaban y decían palabras hirientes afuera de la sala de clases. Más lágrimas caen. También, la vez en la que Francisca y Nataly me recordaron lo fea que era, una vez más. Las veces en las que alguien por Facebook comentó un simple “fea” o “estúpida” en mi foto de perfil, y me destrozó. Una vez en la que golpee a una chica por decirme bruja, a los 10 años, y a continuación, a sus amigas y a mi profesora retándome. Aquellas veces en las que inútilmente insultaba a mis compañeros y compañeras de clases, esperando que me dejaran en paz. Un sollozo fuerte y ahogado vuelve a salir por mi garganta y las lágrimas nublan por completo mi vista. Más recuerdos. Las peleas con mi mamá, con mis hermanas, con mi papá, y los golpes de este, para terminarlas. Recuerdo los moretones que dejaban sus golpes, y como hacían que sus largas disculpas no valieran nada. Recuerdo los golpes, empujones e insultos de mis compañeros, compañeras… irónico nombre para las personas que tan mal te tratan ¿no? De repente, me levanto y seco furiosamente las lágrimas pero estas no se detienen. Miro un rato hacia dónde está mi maquillaje y luego abro la puerta.
-M..mamá…-la llamo entrecortadamente. No responde. Sollozo nuevamente y me dirijo a la cocina- …Mamá… ¿estás?- No esta. Vuelvo a sollozar fuertemente y me acerco al lavaplatos, tomo un vaso y lo lleno con agua. Generalmente beber agua me calma, pero esta vez es diferente. Suspiro y siento como las lágrimas siguen cayendo por mis mejillas y los recuerdos, vuelven, otra vez. Veo el brillo, el brillo del filo de un cuchillo, un gran cuchillo. Muy lentamente lo tomo entre mis manos y más lágrimas desesperadas caen por mis mejillas. –Ojala alguien viniera y me salvara, pienso cobardemente, porque sé lo que viene ahora y no tengo todas las ganas de que eso pase. Cierro los ojos suavemente y dejo de llorar. Reúno fuerzas y… lo entierro en mi brazo. Un grito ahogado sale de mi garganta. El dolor es demasiado fuerte, por un momento me ciega. Intento sacar el cuchillo de mi brazo, pero duele mucho. Respiro fuertemente y lo saco con lo que queda de fuerzas. Me caigo lentamente al piso y al ver mi brazo, lleno de sangre manchando el piso blanco, lloro. Lloro y sigo llorando. Lloro hasta quedarme dormida. Lloro para siempre.


-Violeta♥